loading...

Las 4 Habilidades del Líder para Gestionar la Incertidumbre

Las 4 Habilidades del Líder

Estamos en una época de muchos cambios y todo se mueve muy deprisa a todos los niveles, por ello lo que es verdad cuando amanece puede no serlo cuando se pone el sol. Bajo esta premisa resulta complicado atreverse a iniciar un nuevo proyecto empresarial, ya que los mercados cambian muy rápido.

Algunos empresarios y directivos, acomodados en sus despachos, se resisten a salir de su zona de confort, y por muy amenazados que se sientan, se aferran a sus viejos hábitos y costumbres. Por eso, muchos negocios que no han sabido adaptarse a las nuevas necesidades de sus clientes han sufrido graves consecuencias económicas.

Otros, ante la incertidumbre se sienten desesperados, con una presión constante y sin saber por dónde tirar. ¿Cuál es tu caso?

Un buen líder y un emprendedor del siglo XXI no debería dejarse paralizar por el miedo al cambio, y ha de valorar los riesgos de cambiar frente a los riesgos de no cambiar. En muchas ocasiones, tomar una decisión basada en lo que siempre se ha hecho puede suponer un error irreparable.

Para innovar y encontrar soluciones creativas es necesario salir del área cómoda, donde está todo bajo control para adentrarnos en la zona de incertidumbre donde todo es nuevo. Para moverse con soltura en esa zona de incertidumbre, un buen líder ha de desarrollar 4 habilidades básicas:Las 4 Habilidades del Líder para Gestionar la Incertidumbre

1. La primera habilidad de todo líder y emprendedor, imprescindible para adaptarse a los cambios constantes es la Flexibilidad. En ese sentido hay que ser como un bambú que se balancea con el viento sin troncharse. La rigidez de pensamiento y de actitud frenan la evolución de cualquier equipo y proyecto. A veces es necesario cambiar la estrategia, pero nunca se ha de cambiar la meta, la primera se escribe en arena, mientras la segunda se graba en piedra.

2. La segunda habilidad que un buen líder necesita desarrollar para gestionar la incertidumbre es la Perseverancia. Ante tanto cambio es normal sentir inseguridad e incluso dudar del plan de acción, por eso es fundamental perseverar a pesar de que los resultados tarden en llegar más de lo previsto. Para mantener la confianza es necesario afianzar la creencia cada día, tanto en la meta como en los talentos del equipo.

3. Otra de las habilidades básicas es el Compromiso. Cuando un líder se ha comprometido consigo mismo y con su equipo a llevar a cabo una misión, no puede perder el rumbo, a pesar de las tempestades, ha de enfocarse en su objetivo y no perder de vista su visión, evitando las distracciones que aparecen en el horizonte, como si de un oasis en el desierto se tratara.

4. Y por último, pero no menos importante está la habilidad de Mejora Constante, los japoneses le llaman a esto “Kaizen”. El liderazgo es un proceso de evolución que no acaba nunca, por lo que todo buen líder debiera tener la actitud de aprendizaje continuo, esto requiere de humildad para saber que cada error encierra una lección, para aceptar que la verdad no pertenece a nadie y que siempre todo puede ser mejorado. La figura de un coach o mentor facilita este proceso.

Gracias por leerme, si te ha gustado no olvides compartirlo con tus amigos en tus redes sociales favoritas para que ellos también se beneficien de esta lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *