loading...

Cómo emprender con éxito y ser feliz con lo que haces

Emprender con éxito

A menudo pensamos que para tener éxito profesional hay que renunciar a tu vida personal, sacrificar tiempo con los amigos, olvidarse de tus hobbies y en definitiva, dejar de hacer lo que te gusta. Y en cierta manera es así, el éxito tiene un precio y no es negociable.

Seguro que conoces a alguien que pagó el precio y alcanzó sus metas, y a pesar de tenerlo todo económicamente no se siente feliz. También sabrás de quien arriesgando y sacrificando todo se quedó sin nada y se siente frustrado. La cuestión es que a veces perseguimos un éxito que no es exactamente lo que en realidad queremos, y solo nos damos cuenta de ello cuando nos encontramos ante la tesitura de elegir el camino a seguir. ¿Sabes realmente qué es lo que te gusta hacer?

Estoy de acuerdo contigo si piensas que suena utópico eso de “vivir de lo que te gusta” cuando tienes una familia que mantener. Ahora bien, si el trabajo que tienes no te satisface y lo mantienes únicamente por miedo a no poder pagar tus facturas ¿Tienes garantías de que eso no va a cambiar? ¿Cuál es el precio que vas a pagar por mantener una situación que te causa malestar?

Te animo que te replantees tus circunstancias y cambies del modo automático al modo manual durante un tiempo. Esto es para que reflexiones y analices para tomar una decisión consciente de hacia dónde quieres llevar tu vida, y si ves que vas en dirección equivocada, no te preocupes, nunca es tarde para rectificar.

El primer paso para emprender con éxito es saber a dónde quieres, el segundo es diseñar el camino que vas a recorrer, el tercero es comprometerte a recorrerlo, y el cuarto es actuar, a pesar de los miedos y de los contratiempos.

Cómo emprender con éxito y ser feliz con lo que haces

Para cambiar el rumbo de tu vida y ser dueño/a de tu destino, sólo necesitas tomar una decisión y atreverte a perseguir tus sueños. Ten claro que si no lo haces, perseguirás el sueño de otros. No te voy a engañar, emprender es difícil, es duro y es arriesgado.

Ahora bien, para mí es el único camino que he encontrado para desarrollarme tanto personal como profesionalmente y hacer lo que me gusta hacer; y a pesar de todos los problemas que conlleva ser tu propio jefe, no lo cambiaría por nada.

Yo no tuve más remedio que emprender desde muy joven, y pague muy caro el precio de la inexperiencia. Aunque gracias a todas mis decisiones equivocadas y a todos mis errores, adquirí una experiencia muy valiosa que me ha ayudado y me ayuda a tomar decisiones acertadas. Aunque, por supuesto, sigo equivocándome y seguiré equivocándome, pero siempre con el convencimiento de que mis errores son mis maestros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *